APITERAPIA ACUPUNTURA NATUROPATIA

jueves, 5 de marzo de 2015

ESCLEROSIS Y APITERAPIA

ESCLEROSIS Y APITERAPIA


TESTIMONIO DE UN PACIENTE


Soy una paciente de 33 años de edad. A los 18 años me diagnosticaron esclerosis múltiple remitente recidivante. A los 22 años empeoré y me mandaron medicación. Al principio fue Copaxone en inyecciones, luego Rebif también en inyectables, ahora Gilenya, una cápsula diaria. 

Pero debido a que padezco mareos se ha tenido que suprimir y estoy desde enero sin tomar ningún tratamiento. Sólo me trato con acupuntura y apiterarapia. 

Esta medicina alternativa la descubrí hará un año gracias a un conocido, su mujer la había “probado” y la dio muy buen resultado. Ante eso yo me dije: por probar no se pierde nada y eso hice. La primera vez que acudí a la consulta iba bastante escéptica pensando: qué tontería, acupuntura y como será eso de las abejas. 

Pero mi gran sorpresa fue que gracias a esos pasos y a esos “bichitos” estoy mejor, mucho mejor. Cuando empecé con la terapia casi no podía mantenerme más de 5 minutos en pie y cuando salí de la consulta me encontré más estable, con equilibrio y menos fatigada. Los dolores que pueda tener me los quitan, ha sido lo único que, después de medicarme, acudir a fisioterapeutas, etc. me quitó el dolor de cervicales que me obligó a estar más de 1 año durmiendo sentada en el sofá puesto que no podía tumbarme ya que, además de dolores cervicales también sufría náuseas. 

Aparte de todo esto, llevo todo el mes de enero, febrero y la mitad de marzo sin medicación alguna a la espera de que me administren una nueva. Estos, además, son los meses más conflictivos por la tendencia a padecer algún brote y más arriesgados por la ausencia de medicación puedo decir que gracias al veneno de las abejas por su acción antiinflamatoria no he sufrido ningún brote. 

La ciencia y los médicos, al igual que los pacientes, deberíamos tener más fe en terapias o medicina alternativa como esta y tomar menos medicinas químicas (sin dejar de tomar las que sean necesarias como tratamientos para enfermedades crónicas). Pero podemos apoyar a esas medicinas con otras terapias que nos beneficien en nuestra enfermedad. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario